5 Principios de Mezcla que Aprendí de mis Errores.

May 27, 2014 by

Mezclar en "Solo"

Parece una cuestión simple y hasta obvia, pero mezclar en "solo" no funciona. Y aún así somos muchos los que hemos caído en la falsa idea de mezclar "soleando" instrumento por instrumento, buscando el mejor sonido para cada cual, sólo para darnos cuenta de que al escuchar todo junto no suena como pensábamos. ¿Cuántas veces comenzaste a trabajar horas en el track de Bombo (Kick) y al quitar el Solo ya no se siente como querías? No hay manera en que se pueda definir cómo se sentará un elemento en la mezcla si no lo escuchamos en contexto. El concepto de "Mezcla" implica combinar los distintos elementos. Al final del día, a nadie le va a importar si duramos 2 horas buscando un sonido de bombo. 


Perder de vista la música por pensar en el audio.

Cuando uno aprende a manejar, hay muchos aspectos técnicos que se tienen que dominar, como cuándo cambiar de velocidad, conocer el significado de los señalamientos de tránsito, cómo ajustar los espejos retrovisores, etcétera. Sin embargo llega un punto en el que toda esta parte técnica ya no es nuestro centro de atención, lo que importa es cómo llegar desde donde estamos hasta nuestro destino. Lo mismo sucede al mezclar. Podemos aprender cómo funciona nuestro DAW, una consola, ecualizadores, compresores, podemos sabernos de memoria todos los datos del manual de cada cosa, pero esto son sólo las bases. Lo importante es llegar a donde queramos ir, utilizar las herramientas a nuestro favor para hacer que la música cumpla su trabajo, sin importar cómo. Yo soy de la idea de que la música es más un arte que una ciencia, por eso creo que la técnica importa hasta que deja de importar.


Pensar que sonaremos mejor con equipo más caro.

Todos hemos sufrido por no tener todo el equipo de audio que queremos, un compresor más, un plug-in más, un producto que haga que nuestras mezclas suenen "Pro". ¿Qué sucedería si de un día para otro tuviéramos TODO lo que "necesitamos"?, ¿Nuestras mezclas sonarían mejor? ¡Lo más probable es que no!  Seguramente tendríamos sonidos diferentes, pero eso no nos hace mejores mezclando. Tenemos que saber que el equipo que usamos es sólo nuestro arsenal de herramientas. Claro que hay aparatos increíbles allá fuera, pero la razón principal por la que nuestras mezclas suenan bien o mal es por nosotros mismos. Si hay algo que he aprendido a lo largo de mi carrera es que funciona mucho más desarrollar un buen oído y un buen gusto, que comprar y comprar equipo. Es ridículo pensar que el equipo caro nos hará mejores si no trabajamos en nuestro oído. Es tan ridículo como pensar que un nuevo par de tenis nos hará correr más rápido.


Tener demasiadas opciones.

Tengo que aceptarlo. Soy flojo. Soy flojo en el sentido que no me gusta tener que decidir después. Si me gusta el sonido de lo que estoy grabando, lo dejo. Si me gusta la toma que acaba de hacer el cantante, la dejo. No me gusta dejar cosas para después y tener que decidir a la hora de estar mezclando, para mí ese es el momento de ser creativo, y además, ¿para qué?, si lo que escucho ahora suena como quiero. Me han llegado sesiones en que para una toma de guitarra hay 4 tracks diferentes de lo mismo, y la mayoría de las veces no puedo justificar que eso pase. Los sonidos son muy similares y no se complementan unos con otros. Yo lo que creo es que es indecisión y falta de visión, o simple inseguridad. También me llegó a pasar, pero descubrí que cuando me comprometo a un sonido puedo lograr que quede como yo quiero. Y esto mismo pasa en muchos sentidos tanto al grabar como al mezclar, el limitar nuestras opciones desde un principio no sólo nos ayuda a darnos seguridad de nuestro trabajo, también nos obliga a usar nuestros oídos y a forzar nuestra creatividad.


Frustrarnos por no sonar como los Pro's.

¿Te ha quedado muy pituda la mezcla?, ¿muy opaca?, ¿comprimiste demasiado? Sí, me ha pasado también. Y a todos. No te preocupes, pasar por estos errores es algo por lo que tenemos que atravesar, la cuestión es darnos cuenta. Creo que cada vez que tengo un procesador nuevo, ya sea EQ, compresor, o Reverb, tiendo a usarlo un poco más de lo que debiera. Y está bien. Ésta es la forma más fácil de empezar a distinguir sonidos diferentes y las características de cada una de nuestras herramientas. Poco a poco nuestro oído se va desarrollando y ya no es necesario exagerar para sentir lo que queremos. Poco a poco aprendemos a distinguir cuando ya comprimimos demasiado, o cuando ya fue demasiada Reverb. No te frustres, es todo un proceso.


  • Default-avatarover 2 years agoby Verified Review

    Genial Sr.García , para mi verdades absolutas sin excepción!!! , el segundo punto excelente , habitualmente cuando ya tengo la edición solucionada directamente apago la pantalla de la maquina que lleva el DAW y no la vuelvo a encender hasta que mido niveles y hago el "bounce".

  • Listing_thumb_yo9 months agoby

    Gracias!

  • Default-avatarover 2 years agoby

    Te felicito Alan, qué sincera y tan humana es tu síntesis. Tengo más de un año haciendo mi segundo trabajo discográfico de mezcla y masterización, ya estoy a punto de terminar. Y puedo testificar a tus lectores que dices cinco puntos muy sabios, los he ido descubriendo por propia experiencia paso a paso. Lo Certifico !

  • Default-avatarover 2 years agoby

    ¡Gran, gran nota! Muchas felicidades.

  • Default-avatarover 2 years agoby

    me viene como anillo al dedo, gracias!

  • Default-avatarover 2 years agoby

    Refrescante información, saludos.

  • Default-avatarover 2 years agoby

    Gracias, muy buen trabajo. Bastante claro y entendible. Saludos.

  • Default-avatarover 2 years agoby

    Gracias por compartir tus experiencias!

Comment on this article

or